Ahora que parece que la euforia del contouring está casi aplacada, vengo a hablaros sobre esta técnica para intentar imponer un poco de raciocinio y sentido común al asunto…

Pero antes de nada… quiero dejar también por escrito lo que muchas de vosotras ya me habéis escuchado decir: CUÁNTO DAÑO HA HECHO KIM KARDASHIAN!!!

¿QUÉ ES Y DE DÓNDE VIENE EL CONTOURING?

Para la que haya estado viviendo estos últimos años en una cámara aislada del resto del mundo, procederé a explicar qué es esto del CONTOURING. El contouring es una técnica, a vista general, muy novedosa, que consiste en enfatizar los relieves del rostro. Esto, amigas, no es ni más ni menos que la técnica de los CLAROSCUROS de toda la vida llevada al extremo y fuera de su correcta finalidad. Esta técnica se basa en el uso de tonos claros y oscuros para dar forma al rostro, siempre de forma suave, consiguiendo así la armonía de sus formas. En los años 20/30 ya se utilizaba esta técnica, nombrada como “Shading and sculpting” y Marlene Dietrich fue una de las primeras en hacer buen uso de ella, así como numerosos actores y actrices de la época. Luego vendría el cine de los años 50 con Audrey Hepburn, Marilyn Monroe, y Elizabeth Taylor y esta técnica se siguió usando pero de forma mucho más sutil y moderada.

Como os digo, la culpable del boom y renacimiento de esta técnica (de su versión excéntrica más bien…) ha sido Doña Kardashian y su selfie de 2012, seguida después de un buen número de celebrities. Habréis visto por doquier muchas imágenes de rostros literalmente parcheados con bases en claro y oscuro que posteriormente eran difuminadas y asentadas de forma que, a simple vista de ordenador/móvil, la cosa parecía de lo más presentable.

LA REALIDAD DEL CONTOURING

Y digo que puede parecer normal pero, ojo, en la realidad, en vivo,  una persona maquillada con esta técnica puede pecar de ser muy artificial.

El contouring tendría un uso “adecuado” para imágenes en 2D. Esto es: fotografía. Esta técnica lo que busca es realzar un rostro que estamos viendo sobre papel o, incluso, a larga distancia, como puede ser el caso del teatro, con el fin de que podamos percibir, en cierta forma, esos volúmenes y formas que, de no usar esta técnica, se “perderían” y no podríamos apreciar debido al plano o a la distancia.

Así pues, no pretendas por favor realizarte un contouring para salir un sábado de fiesta, porque puede que las fotos queden bien, pero tus amigas (y todo con el que te cruces ese día) se quedarán bastante ojipláticas cuando aparezcas así maquillada.

A mí como maquilladora se me ha dado el caso de chicas que me han pedido que les haga o les enseñe a  hacer un contouring , pero una vez que les explico que esta técnica no es adecuada para otra cosa que no sea fotografía o teatro, y que lo que sí que haré (porque es la base del maquillaje, sí o sí) es claroscuros y visagismo que, como os comentaba antes, lo que busca es la armonía de líneas, forma y volúmenes del rostro, ya volvemos al camino correcto y todo vuelve a fluir jejeje.

Si queréis saber más acerca del visagismo y de cómo armonizar los distintos tipos de rostro, no os perdáis la próxima entrada! 😉

Contadme, qué os parece el contouring ? Alguna vez lo habéis llevado a la práctica?

Gracias por leerme hermosas!

 

CONTOURING: ¿SÍ O NO?
Etiquetado en:                    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡CONTENIDO PROTEGIDO!