Muy buenas chicas!

Hoy os traigo la que ha sido mi experiencia con las uñas de porcelana, así como mis experiencias previas con las de gel. ¡¡¡Espero que os ayude!!! 😀

LOS ORÍGENES

A ver… os cuento. Yo me muerdo las uñas desde que tengo uso de razón… ¿quizá los 6 años? No sabría deciros… pero quiero dejar claro que nunca he sido de las que se hace sangre en el dedo o se lo muerde hasta reventar… NO! Simplemente creo que por lo nerviosa o activa que soy, pues vuelco mi ansiedad en eso. He probado con Mordex y demás líquidos del estilo (Mercadona, Kiko…) pero igualmente llega un punto en el que la ansiedad te puede y hasta te aguantas el mal sabor, si bien es cierto que estos líquidos te ayudan a darte cuenta de que te has llevado la mano a la boca, porque muchas veces ni te das cuenta! 🙁 Y eso algo hace… Otro sustituto que uso bastante es el chicle, ya que al estar mascando pues como que ya voy desahogando por ahí el nervio…

Aun así, ha habido temporadas en las que me he dejado de morder las uñas, meses e incluso hasta el año, pero al final siempre he caído. Así que para la que se encuentre en mi caso espero que lo que os cuento os ayude y vea que, aunque sea a rachas, ¡es posible dejarse las uñas largas! 🙂

¿EL GEL SÍ O NO?

En el caso de las uñas mordidas y conforme a mi experiencia, puedo gritar bien alto y claro un NO como la copa de un pino!!! Tened en cuenta que al comeros las uñas, la base que tenéis es muy poquita, por lo que la porcelana va a agarrar muchíiiisimo mejor que el gel al ser un material más rígido. Igualmente sed realistas y no pidáis al principio unas uñas larguísimas ni mucho menos. Pedid si acaso un poquito más de largura, pero dejaros de fantasías porque lo único que conseguiréis es que se os caigan con más facilidad y haceros daño.

Y eso de que el gel sí deja “respirar a la uña” y la porcelana no, o de que uno es más dañino que otro… ERROR! Ambos os van a dañar la uña, para aplicar ambos es necesario pulir la capa superficial de la uña, por lo que os quedará más debilitada y frágil, así que que no os cuenten cuentos porque eso es un precio que vais a tener que pagar tanto en un caso como en otro. Lo importante aquí es que tengáis claro que os lo tienen que hacer profesionales! Nada de chinos ni de principiantes…. Recordad que si no queda bien hecha puede entrar humedad, que dará pie a los hongos y ya imaginaros lo que vendrá después….Yo he pasado por principiantes que me han hecho chapuzas (formas irregulares, pompitas en la superficie, el gel transparente  y mi uña mordida que se veía a través…), o por chicas que las hacían súper bien y con forma preciosa pero que no duraban nada (se caían apenas con un pequeño golpecito!). Sin embargo, nada de eso ocurrió la porcelana.

LA PORCELANA

Finalmente me decidí por hacérmelas de porcelana porque una amiga que se las había mordido durante años las llevaba de porcelana y le habían ido divinamente. De hecho sólo se le había caído una una vez que se pegó un golpetazo enormemente fuerte. Yo estaba un poco reticente porque las veía con más grosor que las de gel, pero había que probar! Así que me decidí, y esta vez tenía claro que iba a ir a profesionales, aunque costara más dinero…

Las otras veces me había costado unos 25€ el ponerme las de gel, pero esta vez estábamos hablando de 60€ la puesta de porcelana, y 40€ cada relleno (50€ si querías el relleno estilo manicura francesa hecha del propio gel).

Os diré que quedé encantada con el resultado de la porcelana, que para las que seáis de Córdoba me las hice en LUCÍA UÑAS ESCULPIDAS. Son unas grandes profesionales  y te explican todo lo que quieras saber. Las uñas me duraron todas sin problema y nunca se me cayó ninguna (desde Mayo hasta Septiembre que estuve con ellas), y si me dí algún golpe fuerte fuerte, sólo se partía una parte. Igualmente, y ahora lo veréis en fotos, la forma de las uñas en la primera puesta no tenía nada que ver con la de la última puesta. Se quedaban cada vez más bonitas e incluso, MARAVILLA DEL CIELO!, la carne se me fue pegando un poco a la uña, haciendo así que hubiera más carne que “blanco” (las mordedoras sabréis de lo que os hablo… jajaja).

EL FIN DE LAS UÑAS

¿Y por qué me las quité si estaba tan contenta? Pues aquí llega la dura realidad mozas… En mi caso fue principalmente porque ya les estaba perdiendo el respeto y hasta a veces me mordisqueaba la porcelana (sí, soy así de brutita), también, la verdad sea dicha, porque desembolsar 40-50€ al mes y que luego las uñas bonitas bonitas, lo que se dice bonitas, te duraran unos 10 días… pues el riñón estaba sufriendo, sinceramente. Así que finalmente me las quité y decidí dejármelas largas por mi cuenta una nueva vez.

Esto fue en Septiembre y hace poco que me las he empezado a morder de nuevo. Me encantaría ser capaz de no hacerlo, pero es una ardua labor! Incluso lo poquito de carne que se me había pegado se me ha vuelto a ir :(:(:(:( ¡¡¡Pero nunca hay que perder la esperanza!!!

Mientras tanto, mi bolso está lleno de Mordex y chicles!!! 😉

Un besazo a todas y mucho ánimo a las roedoras de uñas como yo! ;p Si tenéis alguna duda decídmelo que estaré encantada de echaros una manita.

Aquí os dejo las fotitos en las que podréis ver el proceso y cómo cambian las uñas desde el principio que son “inventadas” un poco, hasta que ya han crecido  y lo que hay debajo es tu propia uña.

En LUCÍA UÑAS ESCULPIDAS

CAM06224

EL ANTESCAM06225

EL DURANTE

 CAM06227

EL DESPUÉS

 CAM06229

 LAS UÑAS AL CRECER

IMG-20140616-WA0039

UNA DE LAS SIGUIENTES PUESTAS
IMG-20140618-WA0012

LA ÚLTIMA PUESTA CAM07460

¿Uñas de porcelana o de gel?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!