Hola maquillantas mías!

Hoy os traigo esta entrada diferente pero que tenía muchas ganas de compartiros para dar a conocer la que me parece una idea estupendísima creada por una mujer emprendedora.

Muchas ya sabréis que el año pasado hice mi segundo Camino de Santiago y que os grabé un vídeo hablando sobre qué cosas llevar en la mochila y contando mi experiencia.

Por si acaso no lo habéis visto, os lo dejo por aquí:

 

Pues bien, un día me contactó Ana de El KIT DEL CAMINO y me contó que, dado que rondaba los 50 y no encontraba su oportunidad en el mercado laboral actual, había decidido creársela ella misma. ¿Y cómo? Pues Ana decidió que iba a usar su experiencia en el sector textil desechable para dar una comodidad a los peregrinos del Camino.

El KIT DEL CAMINO es un kit formado por prendas desechables y realizadas con material antialérgico, de poco peso, ideadas para que el peregrino las use sólo durante el camino y, en el caso de la ropa interior, la vaya desechando durante su  uso sin tener que llevarla a cuestas (¡aunque ya os digo que pesa poquísimo!). Hay kits tanto para ELLA como para ÉL, y también hay para diferentes duraciones del camino: 3, 5 y 7 días. Hay diferentes tallas de ropa interior y en el caso de las mujeres también podéis elegir si queréis tanga o braga.

¿QUÉ CONTIENE?

Para que os hagáis una idea, el kit de 5 días lleva una toalla de ducha de 80×120+1 toalla lavabo 40×80+ 5 braguitas +un par de chanclas de ducha antideslizantes+una bolsa impermeable de 22x 26 aproximadamente y el peso del kit es de 170 gramos. La diferencia entre un kit y otro será la cantidad de braguitas/tangas/boxers. Para que os hagáis una idea de lo ligero del kit, sólo la toalla que yo llevaba en la mochila y que enseño en el vídeo, ya pesaba 220 gramos…

MI OPINIÓN

Para poder probar el producto y contaros mi experiencia con él, Ana tuvo la amabilidad de hacerme llegar un kit formado de toalla grande, toalla mediada y toalla pequeña, así como una braga, un boxer y unas chanclas.

Las toallas me han parecido una pasada. ¡No pesan nada! Absorben el agua genial y además al tener 3 tamaños no tienes que andar con la misma para todo (esto lo eché en falta cuando tenía que lavarme la cabeza… creedme). Otro punto a favor es que tarda poquísimo en volver a estar seca y que no sufre desgaste tras usarla varios días.

Las braguitas las estuve usando un día completo y he de decir que no noté la diferencia con unas normales en cuanto a transpirabilidad ni nada, no me resultaron incómodas para nada y eso que me descosió por un ladito el elástico, haciendo que la prenda quedara algo holguera, pero no tuve ese problema con el tanga, con el que tuve las mismas sensaciones y cuyo elástico aguantó estupendamente. Para que os hagáis una idea respecto a talla, yo uso una 38/40 de pantalón y la talla S/M me estaba bien e incluso un poquito ancha.

Respecto al bóxer, mi chico fue el encargado de probarlos, cómo no, jejejeje ¿Qué pasa? Pues que él tiene una 40 de pantalón y la talla que me llegó fue la L/XL, por lo que se le bajaban un poco y no pudo ponerlos a prueba tanto como yo, pero el tejido era el mismo y también me dijo que le resultaron cómodos y no diferentes a una prenda normal.

Por último las chanclas. No las veo como para su uso en ducha, pero sí para andar por el albergue o para sustituir a las principales mientras que secan. Son muy ligeritas también y plegables, así que igualmente seguimos sin ocupar casi espacio ni peso en la mochila.

Todo el kit viene con una bolsita impermeable para que nada se moje en el caso de que os caiga un chapetón durante el Camino.

En general esta idea me pareció fantástica, muy práctica y de gran ayuda para ir quitándote poco a poco peso de la mochila y para no mezclar ropa limpia con sucia, así que chicas… chicos… si vais a hacer el camino, yo que vosotros me plantearía hacerme con este kit. Yo incluso propondría hacer kits sólo de ropa interior o sólo de  toallas.

Incluso he estado pensando en diferentes usos, y ya no sólo para hacer el Camino de Santiago, sino que me parece un kit estupendo para otro tipo de actividades deportivas como acampadas o incluso para personas que tienen que estar por ejemplo de acompañantes de enfermos en hospitales, donde no te puedes poner a lavar tu ropa interior o a estar pendiente de mudas y demás.

En definitiva, espero que os haya parecido interesante y veáis en Ana un ejemplo de persona que ha sabido empoderarse dentro de una situación complicada.

Si tenéis alguna duda más, podéis CONTACTAR con Ana, ella os atenderá encantada 🙂

EL KIT DEL CAMINO: UN ALIVIO PARA EL PEREGRINO
Etiquetado en:                                                                                                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: ¡CONTENIDO PROTEGIDO!